Cómo sacar provecho a los efectos producidos por la música en nuestro cerebro

Este artículo se puede leer en aproximadamente 352 segundos

La música puede hacernos sentir que un día fue perfecto, puede cambiarnos el ánimo, puede incitarnos a hacer ejercicio y hasta recuperarnos de una recaída. Pero… ¿cómo es que esto funciona exactamente?, ¿y cómo puede ser usado para mejorar nuestro bienestar?
Cómo sacar provecho a los efectos producidos por la música en el cerebro

La música es una forma artística que todos disfrutamos de forma cotidiana, pero la mayoría de nosotros no estamos al tanto de qué beneficios puede traernos escuchar la música adecuada en el momento adecuado.

 

Recientes experimentos han demostrado este gran potencial y han motivado a la generación de nuevas teorías – todavía no probadas – al respecto.

 

Hay varios casos que prueban este último punto, incluido el de Gabrielle Giffords, una diputada estadounidense que fue víctima de un disparo en la cabeza que la dejó con importantes secuelas, incluida la imposibilidad de hablar. Ella pudo aprender nuevamente y recuperar esta capacidad luego de varias sesiones de musicoterapia.

 

Se ha demostrado que la música es capaz de ayudar a este tipo de pacientes a conectar el conocimiento de las palabras almacenado a través de canciones, y permite crear las nuevas conexiones necesarias para dialogar.

 

La idea en torno a esto es, muy a grandes rasgos, que la música es representada en múltiples partes del cerebro y esto le permite acceder a interconexiones entre neuronas a mayor profundidad.

 

Si bien casos como el de Gabrielle demuestran el potencial de esta técnica, no es necesario que tengan ese tipo de incapacidades para poder sacar provecho a los beneficios que nos ofrece la música.

 

A continuación analizaremos cómo nos afecta en situaciones más cotidianas, y veremos cómo puede utilizarse para mejorar nuestro día a día.

 

Recordar

Recordar: la música puede ayudar a recordar ideas

Se ha demostrado en pacientes con Alzheimer que la música ayuda a recordar experiencias y anécdotas del pasado, y hasta inclusive ayuda a recuperar la función cognitiva. De la misma forma que esto funciona para los pacientes con Alzheimer, también funciona para el resto de las personas.

 

Cuando uno escucha música ya conocida, se produce un estímulo en el hipocampo encargado de manejar el almacenamiento a largo plazo en el cerebro. Con esto pueden recordarse pensamientos relevantes que se hicieron mientras se escuchaba un tema en particular.

 

Este efecto podría ser aprovechado cuando tenemos problemas para recordar cosas: muchos han tomado la costumbre de escuchar música cuando tienen que formar nuevas ideas o razonamientos, de forma tal que luego puedan llegar a ellos pensando en la canción que escucharon.

 

Por otro lado,

  • Se ha probado que escuchar música no ayuda a tener mejores resultados en los exámenes. Incluso, afirman que puede tener un efecto negativo si se tienen que estudiar números o listas.
  • Crear música (tocando algún instrumento o cantando) mejora notablemente la memoria y las capacidades linguísticas.

Mejorar tu sistema inmune

La idea de que escuchar música puede aumentar tus defensas naturales puede parecer un poco loca, pero en realidad si uno lo piensa más, tiene bastante sentido.

 

La música relajante es conocida por decrementar el estrés, y cuando esto ocurre, también se minimizan los niveles de cortisol, una hormona que causa el incremento de azúcar en sangre, la supresión del sistema inmunológico y el metabolismo de grasas, proteínas y carbohidratos.

 

Lo bueno es que no sólo la música relajante tiene este efecto, sino también otros tipos de música. Por ejemplo, ciertos estudios afirman que la música dance incrementa el nivel de anticuerpos.

 

Asi que, ya saben: si están estresados, o empiezan a sentir esas claras señales de que están por enfermarse, escuchar algo de música puede ayudarlos a mejorar más rápidamente.

 

Potenciar tus ejercicios

Potenciar tus ejercicios: la música ayuda a distraer tu mente y enfocarte en realizar más y mejor ejercitación

Uno de los beneficios más conocidos por la mayoría de la gente, por lo menos inconscientemente.

 

Existe una cierta relación entre la música rítmica y el ejercicio: la música tiende a incrementar la potencia de los ejercicios distrayendo la atención de la persona e incitando a que el corazón y los músculos trabajen a una velocidad mayor.

 

No hay una explicación certera de por qué esto es así, pero generalmente se suele atribuir al entretenimiento de la persona. La actividad se torna más placentera y se pueden alcanzar mayores tiempos de ejercitación.

 

Ayuda a que puedas manejar situaciones bajo presión

Tararear una canción ayuda a decrementar la ansiedad, y esto a su vez previene a la persona de caer en un estado de asfixia psicológica cuando ocurren eventos que puedan hacerla sentir presionada.

 

En un estudio realizado sobre un grupo de jugadores de básquet que eran propensos a fallar cuando se enfrentaban a un tiro libre, se descubrió que su desempeño mejoraba notablemente si antes de cada partido escuchaban música motivante y divertida.

 

Más precisamente, escuchar el tema Always Look on the Bright Side of Life de Monty Python los ayudó a sentirse menos presionados y a ejecutar los tiros libres con la mínima participación de la corteza prefrontal.

 

Si son de ponerse ansiosos, preocupados, o se sienten asfixiados en reuniones de trabajo y presentaciones, es recomendable que dediquen un momento para escuchar una canción que los motive y distraiga, y así evitar posibles situaciones incómodas.

 

Elimina la fatiga e incrementa la productividad

Elimina la fatiga y aumenta la productividad: en TBBT lo ponen en práctica

Todavía no hay pruebas certeras de que escuchar música incremente la productividad, sin embargo es una sensación que se produce en la mayoría de las personas.

 

Se recomienda escuchar música instrumental para esta aplicación ya que no interrumpe los sectores relacionados con el lenguaje del cerebro.

 

La teoría que respalda esta afirmación es similar a la del ejercicio antes mencionada: escuchar música con ritmos veloces mantiene a las personas y a sus cerebros trabajando con mayor intensidad.

 

Esto es aún más importante si su trabajo requiere la realización de tareas monótonas: la música es una excelente forma de mantenerse con buen humor mientras se realiza una tarea aburrida.

 

Si el objetivo principal es minimizar la fatiga, se puede aumentar la cantidad de cambios entre canciones.

 

Algunos estudios también demostraron que casi todos los tipos de música ayudan a mantener el buen humor, ya que producen la liberación de dopamina, hormona relacionada con el placer.

 

Y a ustedes, ¿qué les gusta escuchar?

Entonces, siempre que se sientan cansados, aburridos o deprimidos lo primero que tienen que hacer es escuchar esa canción que tanto les gusta.

 

Yo siempre termino escuchando alguna que otra banda de rock progresivo – o sus derivaciones -, ¿y ustedes?

 

Via | LifeHacker

Te interesó esta nota? Leé más!

3 comentarios en “Cómo sacar provecho a los efectos producidos por la música en nuestro cerebro

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: InfoNuevas La música: sanación para el cuerpo y el alma | InfoNuevas

Dejar un comentario

Tu email no será publicado. Los campos requeridos son marcados con *

*

Podés usar etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>