5 trucos fotográficos que todo el que tenga una cámara debería saber

Este artículo se puede leer en aproximadamente 497 segundos

Sacar buenas fotos no es algo que podamos hacer de un día para otro, depende mucho tanto de la experiencia del fotógrafo como del talento natural que pueda llegar a tener. Sin embargo hay varias cuestiones que, si son tenidas en cuenta, mejorarán notablemente la calidad de sus producciones al instante.
5 trucos fotográficos que todo el que tenga una cámara debería saber

Piensa antes de tomar la foto y compone las fotografías como un profesional

¿Se acuerdan cómo sacábamos las fotos antes de que existiera la cámara digital? Si… me refiero a la época de los rollos fotográficos. Solíamos pensar y buscar el momento y lugar adecuados antes de apretar el disparador.

 

Hoy por hoy no tenemos esa limitación, pero es recomendable tomar la misma actitud: a menos que se trate de una situación en la que tengamos que actuar rápido, es conveniente reservarse un tiempo para componer la fotografía y así tener más posibilidades de obtener el resultado deseado.

 

Ahora bien, ¿a qué me refiero con componer? Hay varias técnicas para lograr una buena distribución de los objetos del paisaje, y así lograr resultados finales más armoniosos.

 

Una de las más conocidas es la regla de los tercios. Muy a grandes rasgos, esta técnica consiste en dividir el cuadro en tres secciones horizontales y tres secciones verticales, todas de igual tamaño. Esto creará una grilla de nueve casilleros y cuatro puntos de intersección principales. Algo así como esto:

 

Regla de los tercios: La idea de la técnica es ubicar al protagonista de la foto en una de las cuatro intersecciones principales

Esos cuatro puntos de intersección son áreas que la vista suele dibujar automáticamente y es en esa sección en la que deberán centrar al principal protagonista de la foto.

 

No se preocupen si su vista no logra dibujar esa grilla de forma automática: la gran mayoría de las cámaras modernas lo trae como una opción adicional. Es solo cuestión de encontrar cómo configurarlo.

 

Otra técnica, un poco más compleja, es utilizar el denominado espiral de Fibonacci para encontrar la posición óptima de las componentes. Si imaginan el espiral en la parte superior del cuatro, deberán localizar el sujeto en el punto más pequeño del mencionado espiral. Es allí donde el ojo del que observe la foto irá. Pueden ver un ejemplo a continuación:

 

Espiral de Fibonacci: la idea de esta técnica consiste en ubicar al sujeto principal de la foto en la sección más pequeña del espiral

Lamentablemente, a diferencia de la regla de los tercios, esta técnica es más complicada y las cámaras no suelen traer la opción para visualizar el espiral.

 

Estos son solo algunos tips simples para obtener una mejor composición por la locación del sujeto, pero la realidad es que las técnicas de composición usadas profesionalemente incluyen más que saber dónde ubicar al protagonista. Perspectiva, otros objetos, y el mensaje que se quiere transmitir son todos aspectos importantes a la hora de crear una imagen. Para otros tips de composición, pueden leer este artículo de la Night School de Lifehacker.

 

Siempre toma la foto con la fuente de luz a tu espalda

Luz detras del fotógrafo: imágenes más nítidas y con un delicado brillo

Con la fotografía pasa exactamente lo mismo que nos pasa a nosotros cuando miramos directamente a la luz: es algo bastante incómodo y el espacio que nos rodea se vuelve mucho más difícil de observar.

 

Si enfocan una fuente de luz, la cámara tendrá problemas para visualizar todo lo que está alrededor. Sea el sol o sólo una lámpara brillante, si observan la presencia de luz brillante en su cuadro simplemente acomódense de forma uqe la luz quede detrás de ustedes y que ilumine al protagonista.

 

A veces esto requerirá reordenar la escena, pero hará que la imagen sea más visible (sin la luz de fondo) y con un suave brillo sobre los objetos que querramos destacar. Es una win-win situation.

 

Optimiza las configuraciones de tu cámara para mejores resultados en fotos con poca iluminación

Conoce las configuraciones de tu cámara para mejores resultados: ISO, apertura y velocidad del obturador

A veces la escena no se encuentra lo suficientemente bien iluminada y usar el flash que viene con las cámaras puede terminar haciendo que las cosas se vean antinaturales, obteniendo un resultado peor. ¿Hay alguna solución intermedia?

 

Los fotógrafos profesionales saben cómo configurar su cámara para lograr maravillas a partir de una escena con poca iluminación: ustedes deberán hacer lo mismo. Para esto, repasaremos brevemente las configuraciones más relevantes.

 

Las tres configuraciones que importan son la apertura, la velocidad del obturador y el ISO.

 

El ISO es un número que representa la sensibilidad a la luz capturada de cada exposición, es decir, la cantidad de luz que necesita nuestra cámara para hacer una fotografía. Mientras más alto sea el número, más sensible será.

 

Generalmente querrán utilizar un valor de ISO bajo, ya que valores altos dan como resultado fotografías más ruidosas y las luces parecen como apagadas. Esto será de mucha utilidad cuando efectivamente nos encontremos con poca iluminación: simplemente configuren el ISO de sus cámaras a un número mayor – 400 es un estándar común para fotografías en ambientes cerrados, pero pueden subirlo a 800 o 1600 en escenas con muy poca iluminación -, y tomen la foto. Esto hará resaltar la poca luz existente y las imágenes saldrán con mayor calidad.

 

Pueden leer algo más relacionado con el ISO en DZoom.

 

La apertura y la velocidad del obturador no son una configuración tan común. No todas las cámaras permiten modificar estos valores, pero en algunas podrán hacerlo (más probablemente en cámaras profesionales).

 

La apertura mide qué tan abierta se encuentra la lente, y la velocidad del obturador se relaciona con la cantidad de tiempo en la que se expone el sensor de la cámara a la luz.

 

Una mayor apertura significará mayor cantidad de luz entrando a la cámara. Esto también producirá una menor profundidad de campo – es decir que menos objetos se encontrarán enfocados, algo que generalmente suele preferirse -. Entonces de nuevo, si necesitan mayor iluminación, también pueden optar por ampliar la apertura de sus cámaras

 

Y si todavía la luz no es suficiente, reducir la velocidad del obturador puede ayudar. Deberán tener en cuenta que modificando este valor tendrán el riesgo de tomar fotos borrosas.

 

Pueden obtener muy buenos resultados con una velocidad de 1/30th sin preocuparse del movimiento producido en la cámara. Tengan en cuenta que esa velocidad no será suficiente si tienen que sacar una foto en movimiento, por lo tanto si se encuentran con ese caso deberán incrementarlo un poco. En general, 1/250th de un segundo es suficiente para capturar movimiento y que se vea natural.

 

Si están utilizando menos velocidad para tomar imágenes con poca luz y no logran mantener la cámara quieta -combinación que muy probablemente les dará como resultado imágenes borrosas -, prueben tomar la foto mientras exhalan.

 

Si utilizas el flash, utilízalo como se debe

Si tienen que usar el flash, no se olviden de difuminarlo

Como mencionamos anteriormente, la utilización del flash puede traer varias complicaciones. Generalmente se obtienen imágenes muy lavadas, con demasiada iluminación en lugares indeseables, ojos rojos y demás. Muchas veces es preferible evitar el uso del flash cuando se pueda, pero si deben utilizarlo, hay algunas cuestiones que se pueden tener en cuenta para obtener mejores fotos.

 

Difuminar la luz es su mejor apuesta y algo que las cámaras pueden hacer. Si tienen un flash aparte, pueden armarse su propia caja de luz, y si tienen el flash integrado a la cámara – sólo un pequeño LED – también pueden lograr resultados similares sin hacer la caja sólo con un trocito de papel.

 

Todo lo que tienen que hacer es cubrir el flash, obteniendo así una luz más suave. Este pequeño truco reducirá el brillo producido por el flash y minimizará los efectos negativos del mismo.

 

Además de esto, si están usando un flash aparte que tiene una cabeza ajustable, es recomendable que al tomar la foto lo apunten al techo. Esto es muy útil ya que hace que la luz rebote en una superficie vacía y se distribuya en la habitación.

 

Recuerden siempre: no apunten directamente a la escena con el flash ya que no logrará buenas imágenes. Siempre opten por difuminar la luz, o apuntarla – siempre que se pueda – hacia otro lado, de forma que ilumine lo justo y necesario.

 

Este es uno de los trucos más simples y de mejores resultados de la fotografía que no requiere de demasiado esfuerzo.

 

Mantener la/s lente/s limpias

Esto puede ser algo obvio, pero muy pocos nos atrevemos a meter mano en algo tan delicado como la lente de la cámara. El polvo y las manchas pueden arruinar nuestras fotos (o por lo menos obligarnos a hacer un esfuerzo de edición extra).

 

Es muy importante limpiar la/s lente/s de forma regular y saber cómo hacerlo adecuadamente. Para lo más grueso, pueden utilizar un paño suave (la microfibra es ideal) y alcohol. Simplemente apliquen el alcohol en el paño y froten suavemente de manera circular sobre la lente. Al llegar a los bordes, intenten remover el polvo acumulado levantándolo hacia la carcasa.

 

El siguiente video les será de muchísima utilidad:

¿Conocen algún otro tip fácil? No duden en dejarlos en los comentarios.

 

Espero que les haya servido y que los pongan en práctica. ¡Nunca está de más aprender este tipo de cosas!

 

¡Hasta la próxima!

 

Vía | Lifehacker

 

Te interesó esta nota? Leé más!

3 comentarios en “5 trucos fotográficos que todo el que tenga una cámara debería saber

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: 10 principios zen para hacer presentaciones fuera de serie | WebAyunate

Dejar un comentario

Tu email no será publicado. Los campos requeridos son marcados con *

*

Podés usar etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>